La falsa felicidad vuelve a los hombres orgullosos y engreídos y nunca se comparte. Por el contrario, la felicidad verdadera vuelve a los hombres amables y sensibles y es por todos compartida.
Charles de Montesquieu

Otras Frases Que Te Gustarán