Sentir la pobreza ajena como propia.
Juan Pablo II

Otras Frases Que Te Gustarán