Nuestro ridículo defecto nacional es no tener mayor enemigo de nuestro éxito y de nuestra gloria que nosotros mismos.
Napoleón Bonaparte

Otras Frases Que Te Gustarán