Cuando yo era un niño en Houston, éramos tan pobres que no podíamos pagar las dos últimas letras, por eso nos llamábamos pobr.
George Foreman

Otras Frases Que Te Gustarán