Él me enseñó a mirar a la gente a los ojos cuando uno habla. Heredé mi competitividad de él. Si jugaba a cualquier deporte, el consejo de mi padre era simple: juega duro y recuerda, los buenos chicos acaban segundos.
Michael Phelps

Otras Frases Que Te Gustarán