El avaro visita su tesoro por traerle a la memoria que es su dueño, carcelero de su moneda.
Francisco de Quevedo

Otras Frases Que Te Gustarán