Enorgullecerse de una marca, creyendo que los demás no la pueden romper, es una vanidad estúpida. Y, si la pueden romper, no hay, en esa marca, nada especial.
Emil Zátopek

Otras Frases Que Te Gustarán